COVID, EXCESO DE PESO, OBESIDAD Y SISTEMA INMUNE… 

El COVID ha pasado a hacer parte no solo de nuestro vocabulario sino de nuestro temas tópico de cada día. Sin embargo, no debemos olvidar que cada vez más se encuentra la estrecha relación del exceso de peso, la obesidad y el COVID.

Ambas como enfermedades inflamatorias ponen a nuestro sistema inmune o de defensas en una situación de riesgo para complicaciones.

Te invito a leer este post para aprender un poco más de esa relación.

¿Qué es la COVID‑19?

La COVID‑19 es la enfermedad infecciosa causada por un virus de la familia coronavirus que se ha descubierto más recientemente.

Era una enfermedad desconocida hasta Diciembre de 2019, donde se detecta por primera vez un brote infeccioso que desde entonces se ha convertido en una pandemia que afecta prácticamente a todos los países del mundo.

A 9 de Septiembre de 2020, ha infectado casi en total a 27 millones de personas en el mundo, con casi 870 mil muertos se ha convertido en una de las enfermedades que más ha cambiado nuestra década.  Un buen número de pacientes sufre afectación moderada o severa que requiere ingreso hospitalario o incluso cuidados intensivos. 

obesidad-covid

¿Cuáles son los síntomas de la COVID-19?

Los síntomas más habituales de la COVID-19 son:

  • Fiebre
  • Tos seca
  • Cansancio
  • La pérdida del gusto o el olfato sin congestión nasal ni rinorrea.

Algunos otros síntomas son menos frecuentes y afectan solo a algunos pacientes y son:

  • Dolor de cabeza
  • Conjuntivitis
  • Dolor de garganta
  • Diarrea
  • Erupciones cutáneas
  • Cambios de color en los dedos de las manos o los pies.

La mayoría de las veces estos síntomas suelen ser leves y comienzan gradualmente. Algunas de las personas infectadas solo presentan síntomas mínimos.

Afortunadamente la mayoría de las personas (alrededor del 80%) se recuperan de la enfermedad sin necesidad de tratamiento hospitalario.  Sin embargo alrededor de 1 de cada 5 personas que contraen la COVID‑19 acaba presentando un cuadro grave y experimenta dificultades para respirar que requiere ingreso hospitalario.

Las personas mayores y las que padecen afecciones médicas previas como hipertensión arterial, problemas cardiacos o pulmonares, diabetes o cáncer tienen más probabilidades de presentar cuadros graves.

Sin embargo, cualquier persona puede contraer la COVID‑19 y caer gravemente enferma.

 

¿Qué circunstancias complican la COVID-19?

A día de hoy persiste en la oscuridad los factores claves que permiten el desarrollo de una enfermedad más grave.  Se habló inicialmente de algunos factores que podrían aumentar la probabilidad de complicaciones como

  • Edad avanzada
  • Hipertensión arterial
  • Diabetes
  • Cancer

Pero a día de hoy y a pesar de los esfuerzos de los científicos, aún quedan muchas variables por determinar. En la esperanza por encontrar una vacuna o un tratamiento definitivo, desde cada área científica se han incrementado los esfuerzos para identificar esos datos que aún tenemos pendientes.

En recientes estudios se puede evidenciar como figura cada vez más la palabra OBESIDAD asociado a la severidad de la enfermedad.

Con prevalencias muy variables a lo largo y ancho de nuestro planeta, y que aportan casi un 30 a 45% de los pacientes que han sufrido la enfermedad, la obesidad ha demostrado de manera significativa influir no solo en la severidad de la enfermedad sino también en la probabilidad de un desenlace fatal en los pacientes que la padecen.

Entre más grave es el sobrepeso o la obesidad peores desenlaces se han visto reflejados en los recientes artículos publicados acerca de la enfermedad.

indice-masa-corporal-obesidad

 ¿Es la obesidad una enfermedad crónica?

Es bien conocido desde hace más de 2000 años la relación entre la obesidad y la enfermedad y mortalidad en el ser humano. Desde las primeras apreciaciones médicas siempre se describe al paciente obeso con mayor riesgo de muerte súbita, de disminución de calidad y tiempo de vida.

Hoy en día reconocemos a la obesidad como una enfermedad crónica, y quizás una pandemia con alta variabilidad, pero que en términos generales puede afectar casi a 1 de cada 4 personas del mundo.

¿Cómo puedo calcular mi grado de obesidad?

El método más sencillo que tenemos para calcular el grado de obesidad parte de la cantidad de peso para la estatura, algo conocido como Indice de Masa Corporal o IMC que arroja unos datos que nos puede aproximar no solo a la posibilidad de complicaciones propia de la obesidad sino que también nos clasifica la misma.

Es un método que tiene alta correlación con la cantidad de grasa en los pacientes y al requerir solo de dos medidas simples permite en cualquier lugar del mundo determinar en la escala el grado de obesidad de una persona y su riesgo de complicaciones.

 

 

¿Porqué la obesidad supone un riesgo para COVID?

La obesidad es una reconocida enfermedad inflamatoria, en la que muchos de las moléculas que producen inflamación están aumentadas debido a la cantidad de tejido adiposo (grasa) que tiene la persona.

El COVID produce un incremento de la inflamación y podría producir empeoramiento de los niveles de esas moléculas conduciendo al aumento súbito del riesgo cardiovascular y de todos los fenómenos relacionados con los infartos, los ictus y las alteraciones pulmonares y renales.

Indiscutiblemente hay un problema o disfunción metabólica cuando tanto obesidad como COVID se entremezclan.  Además en los pacientes con obesidad los niveles de vitamina D3 o conocida como «vitamina del sol» se encuentran disminuidos habitualmente, normalmente la vitamina D3 entre sus muchas funciones hace funcionar mejor el sistema inmune.

La vitamina D3 modula la forma en que la tormenta inflamatoria se desencadena en nuestro cuerpo cuando estamos frente a un agente extraño como bacterias y virus. Si hay deficiencia esta tormenta podría inducir a una respuesta exagerada e incontrolable que puede ser dañina para el paciente.

Otro de los factores presentes en la obesidad es la DISBIOSIS INTESTINAL, es decir la alteración de las bacterias que habitualmente están en nuestro intestino. Cuando estas bacterias son diferentes a las que deberíamos tener producen enfermedades como la diabetes, la obesidad, fibromialgia, intestino irritable pero sobretodo hacen fallar nuestro sistema inmunológico.

 

microbiota-intestinal-blanco-terapeutico-obesidad

¿ Que implicaciones tiene el confinamiento en el desarrollo de la obesidad?

Si bien es cierto que en algunos casos, las medidas de protección y confinamiento nos ayudaron un poco a «aplanar la curva», probablemente hayan servido para que estemos un poco más preparados en los servicios sanitarios para hacer más PCR, disponer de mayor cantidad de unidades de cuidados intensivos.

Pero todos sabemos que trajo consigo también muchos problemas, no estabamos preparados para la cantidad de reducción de la actividad, bajamos los pocos niveles de ejercicio previo en la mayoría de los hogares. Y los hábitos alimenticios cambiaron, con elección de productos ultraprocesados, preparación de postres caseros ricos en azucar, disminución del consumo de alimentos perecederos como frutas, verduras.

Indirectamente las estrategias han contribuido a que en los hogares se incremente de promedio de 3 a 5 kg de peso en la temporada que estuvimos confinados.

 

deportista-obesidad-ejercicio

¿ Qué puedo hacer entonces con la obesidad?

Mi principal recomendación es que te hagas valorar por especialistas en el área, y si es posible por  un equipo de varias disciplinas donde no solo se te enseñe el tipo de ejercicio más adecuado para la obesidad, sino también donde se enfatice en el control de las emociones, la gestión de la ansiedad y la dieta saludable.

Debes buscar más un cambio en el estilo de vida progresivo, incorporando nuevos hábitos de vida, y nuevos alimentos a tu sistema. Es más viable eso que cambiar de repente toda tu rutina de vida, se debe buscar entender el porqué se hacen las cosas.

En cuanto al ejercicio, yoga, pilates o incluso ejercicios en casa con cinta elástica de altas repeticiones y por circuitos musculares son más efectivos para la pérdida de peso.

Es hora que des el primer paso. Empieza por buscar ayuda profesional.

Y no dudes en compartir este artículo para que las personas en tu entorno lo conozcan.

[dsm_text_notation notation_text=»Sígueme en redes sociales» _builder_version=»4.4.8″ header_text_color=»#12876f» header_letter_spacing=»2px» text_orientation=»center» header_text_shadow_style=»preset3″][/dsm_text_notation]
[dsm_animated_gradient_text animated_gradient_text=»Y no te olvides de compartir este artículo en tus redes sociales» animated_gradient_speed=»13s» heading_html_tag=»h1″ gradient_one_color=»#12876f» gradient_two_color=»#1fe0ba» gradient_three_color=»#00457a» _builder_version=»4.4.8″ header_text_align=»center» width=»100%» max_width=»100%» module_alignment=»center»][/dsm_animated_gradient_text]

Emociones negativas y Obesidad

Descubre la relación entre las emociones negativas y la obesidad. La visión de una psicóloga experta en el tema en nuestra entrevista.

COVID-19 y el exceso de peso. ¿Hay alguna relación?

¿Existe relación entre el COVID y el exceso de peso? ¿Es la obesidad un factor de riesgo para las complicaciones? Descubrelo aquí.

Historia de éxito: El porqué SAXENDA puede ser la respuesta a la ansiedad y el exceso de peso

El liraglutide comercialmente Saxenda y sus potentes efectos en el peso y la ansiedad. No te vayas sin conocer desde la mirada de un endocrino su uso.

El peso ideal, un poco más allá del indice de masa corporal

¿Existe realmente el peso ideal? ¿Hay alguna forma de saber cuanta grasa tengo? ¿Cómo puedo saber si tengo obesidad?

Síndrome de ovario poliquístico SOP

¿Qué es el ovario poliquístico? ¿Quien debe tratarlo? ¿Puedes quedarte embarazada con la enfermedad? ¿Tiene tratamiento? Resuelve tus dudas aquí

Nódulo en la glándula tiroides

¿Que es un nódulo en la glándula tiroides? ¿Como se diagnóstica el nódulo? ¿Tiene algún tipo de tratamiento? ¿Quién lo valora?