¿Qué es la tiroides?

La glándula tiroides es una glándula u órgano que se encuentra localizada en la parte baja y anterior de tu cuello. Se encarga de recoger el Yodo que tomamos de nuestra dieta y transformarlo principalmente en dos hormonas (T4 y T3) que son llamadas «hormonas tiroideas». Estas hormonas tienen múltiples funciones en el organismo, desde regular los movimientos intestinales, el acúmulo de grasa, la actividad del corazón, el adecudado funcionamiento del cerebro y hasta incluso regulan nuestro peso y el acúmulo de líquidos en nuestro organismo.   La tiroides logra autoregularse mediante un complejo sistema de conexiones de señales en tu cuerpo con una parte en tu cerebro que produce la mayoría de hormonas que se llama Hipófisis. Así logra saber si tienes exceso o falta de hormona y se autoadapta en función de lo que necesite en cada momento de tu año.

     

    glandula-tiroides-endocrino-nodulo

     

    ¿Qué son los nódulos tiroideos?

    Los nódulos tiroideos son crecimientos redondos u ovalados en la glándula tiroides. Son muy comunes y no suelen perjudicar la salud de las personas. Muy ocasionalmente pueden relacionarse con enfermedades más graves como el cancer. 

    La mayoría de los nódulos tiroideos no cambian la cantidad de hormona tiroidea en el cuerpo, razón por la cual la analítica no es suficiente para conocer de su existencia. Es necesaria una adecuada exploración de tu médico y además en caso de que lo necesites una realización de ecografía o ultrasonido.

    Algunos nódulos sin embargo pueden producir excesivamente hormona sin control y causar síntomas, se tratan de manera diferente a la habitual 

     

    ¿Cuáles son los síntomas de un nódulo tiroideo?

    La gran mayoría de personas no tienen ningún síntoma. Es posible que descubran que tienes un nódulo tiroideo cuando tu médico o enfermera lo sientan durante un examen rutinario de salud. Y ocasionalmente los encontramos por pruebas de imagen ordenadas por otras razones como el TAC, una ecografía de cuello y hasta una resonancia magnética.

    Otras personas tienen síntomas. Por ejemplo, pueden sentir o ver un bulto en el cuello. O tienen síntomas de tener demasiada hormona tiroidea, como:

    • Dificultad para dormir
    • Cansancio excesivo
    • Pérdida de peso sin hacer dieta
    • Tener el latido cardiaco o pulso acelerado 
    • Ansiedad persistente. 
    • Diarrea
    nodulo-tiroides-ecografia-endocrino

    ¿Necesitaré pruebas?

    Si. Si te han diagnósticado un nódulo tiroideo, tenemos que asegurarnos que no pueda amenazar tu estado de salud. Las pruebas que generalmente recomiendo incluyen análisis de sangre (incluyendo la T4 y ocasionalmente la T3) y una prueba de imagen de la tiroides llamada ultrasonido.

    En ocasiones y en función de esos primeros resultados puede que posteriormente se requieran: 

    • Biopsia con aguja fina:  Para realizar esta prueba, un médico usa una aguja delgada para extraer una pequeña muestra de células del nódulo tiroideo. Luego, un patólogo observa las células bajo un microscopio. Estas pruebas pueden ayudarnos a decidir qué nódulos se deben extirpar mediante cirugía y qué nódulos se pueden observar y cada cuanto tiempo. 
    • Gammagrafía o Escaneo de glándula tiroidea: Esta prueba la realizamos solo si tienes demasiada hormona tiroidea en el cuerpo. Para esta prueba, una persona recibe una píldora o una inyección con una pequeña cantidad de una sustancia radiactiva. Luego, una cámara especial toma una fotografía de la glándula tiroides. Esta prueba no es segura para mujeres embarazadas o en período de lactancia.

     

    ¿Cómo se tratan los nódulos tiroideos?

    Los nódulos tiroideos se tratan en diferentes maneras, según su causa y la cantidad de hormona tiroidea en el cuerpo:

    OBSERVAR Y SEGUIR: los médicos no siempre tratamos los nódulos tiroideos de inmediato. Podríamos hacerle seguimiento y observación a un nódulo tiroideo si es pequeño y no parece grave, para ver si crece o si en algún momento necesita tratamiento. Esto significa que podríamos necesitar  tener otra ecografía de tiroides y, a algunas raras ocasiones, otra biopsia con aguja fina.

    CIRUGÍA PARA EXTIRPAR UNO A AMBOS LADOS DE LA GLÁNDULA: Ocurre muy ocasionalmente y habitualmente se realiza si los nódulos producen compresión, sensación de atragantamiento, o si sospechamos que hay algún riesgo de que tenga malignidad. 

    ASPIRACIÓN DEL LÍQUIDO DEL NÓDULO TIROIDEO: Solamente la realizamos si vemos que la mayor parte del nódulo es líquido y con su extracción mejoran los síntomas del paciente. 

    YODO RADIOACTIVO: Este tratamiento se utiliza habitualmente cuando el nódulo en el tiroides funciona por si solo. El yodo radioactivo viene en una píldora o líquido que usted debe tragar. Tiene una pequeña cantidad de radiación y puede destruir gran parte de la glándula tiroides. 

    Los nódulos tiroideos son una enfermedad muy fácil de seguir y diagnósticar si se cuenta con los medios apropiados para ello, que como hemos visto son básicamente una buena historia clínica, una exploración por tu médico en la zona baja del cuello, y una analítica con ecografía del tiroides si lo consideramos necesario. 

    P.D. Si tienes inquietudes no dudes en contactarme

    Sígueme en redes sociales

    Y no te olvides de compartir este artículo en tus redes sociales